Carthago Nova

Una vez finalizada la Segunda Guerra Púnica, se inicia un proceso de romanización en el que el puerto de Carthago Nova se convierte en una próspera ensenada bañada por las aguas del desaparecido Mar de Mandarache, a la que arribaban naves procedentes de todos los rincones del Mediterráneo Occidental y desde el que se exportaban grandes cantidades de plata, plomo, esparto, salazones, garum y vino.

 

En al año 44 antes de nuestra era –en época de Julio César- se le concede a Carthago Nova el rango de colonia bajo la denominación de Colonia Urbs Iulia Nova Carthago (CVINC), una distinción que sólo ostentaron Carthago Nova y Tarraco, ciudades que pugnaron por la hegemonía en la Hispania Citerior. El rango de Urbs Iulia Nova Cartago, inaugura una etapa de proliferación de construcciones edilicias monumentales, tales como el Foro, el Teatro y el Anfiteatro, y la ciudad adopta el trazado urbano romano, con calles regulares y plano ortogonal, concentrándose la población en la vaguada existente entre los cerros del Molinete y de la Concepción.

Desde el inicio de la dominación romana, el comercio a pequeña y gran escala constituyó el gran pilar de la economía de Carthago Nova, convirtiendo a su puerto en un emporio comercial del Mediterráneo ya que era muy valorado en virtud de su posición estratégica. Barcos mercantes de mediano y pequeño tamaño, propulsados por velas cuadrangulares partían del puerto cargados de aceite, cereal, plata, plomo y salazones hacia Roma, Sicilia, la Galia y otros enclaves del Mediterráneo. Mientras, por la bocana de su puerto entraban navíos con vajillas, vinos itálicos, mármoles y objetos de arte procedentes de Corintio, Rodas, Delos y diversos puertos italianos y norteafricanos.

 

Los siglos II y III señalan el final del esplendor de Carthago Nova, que asistirá a una cierta recuperación en la centuria siguiente. Sin embargo, hacia el siglo V las invasiones bárbaras precipitan la caída del Imperio Romano de Occidente y con ella el fin de Carthago Nova. Un siglo después, la ciudad resurgirá en el Imperio Bizantino de Oriente, como pone de relieve la lápida del Comenciolo, cuya inscripción hace referencia a la etapa bizantina de la Historia de Cartagena.

 

Te invitamos a hacer clic en las distintas imágenes para visitar los distintos tesoros del patrimonio arqueológico de la etapa romana de la Historia de Cartagena.  

 

Teatro Romano

Barrio del Foro

Museo Arqueológico

Casa de la Fortuna

Augusteum

Molinete

Decumano

ARQVA

Plaza San Francisco

Torreciega

Museo de Portmán

Factoria de Salazones

Recomendar esta página en:

Volver al Inicio de la Web

Ven a Conocer Cartagena

Restos Romanos en Murcia

Herramientas Educativas

Contacta con Senado Romano

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Copyright 2015-2017 | Senado Romano, Fiestas de Carthagineses y Romanos. Diseño Web realizado por Néstor Jorge Giuliodoro Molinaro - Dipah DiDd | Webmaster/actualizaciones - David José Alonso García